diumenge, 31 de juliol de 2011

Las caras del silencio

 El ruido me envuelve,
es como un susurro,
que me muestra sus entrañas,
danzando al son,
de un ritmo sin calma.

Un concierto caótico,
de murmullos que crecen.
Una melodía de golpes y truenos,
que hechizan mis pensamientos,
y me nutre,
de desasosiego.
Nace mi deseo,
es la búsqueda del silencio.

Estallidos,
que vaciando mi mente,
llenan mi corazón,
de un feroz latido.
Es entonces,
cuando se adormecen mis sentidos,
los sueños se desordenan
y se agolpan mis anhelos.

Las emociones se arremolinan
en mi interior.
Inmóvil,
una revolución,
baila al compás
de un sonido,
que se revuelve,
hallándose muerto.

El olvido y el recuerdo
se funden en una canción.
En la confusión de la batalla,
observo la inocencia,
de un rostro callado.
Oigo una vieja nana,
que arrulla mi cuerpo.

Atento,
percibo un silencio oculto.
Dentro de mi ser,
apartado,
en un rincón oscuro,
lo escucho,
es...
la pureza de su voz.

dijous, 14 de juliol de 2011

Oronella versió 1.2


 


Que n'és de dolorós,
el sentir,
la inexistència,
en un món,
que no n'aprén,
de la experiència.

Presó,
de fràgils flors,
i arrels, que pesen
com morts.
Fonaments que ja no ens pertanyen,
compostos d’aliments,
que ja no nodrixen.
Desarrelats,
res ens uneix,
a una terra,
suplantada,
per l'odi que creix.

Conscient en sóc,
d'esta desfeta,
i veig sembrar,
de cadàvers vius,
diferents nius,
d'una fera famolenca.
Escric innocents mentides,
que sanen ferides,
de solitaris pensaments,
dic dures veritats,
que s’esmicolen,
com caps,
col·lidint diferents realitats

Plore, mentre em ric,
però,
No puc riure,
si plore.

Deixeu-me dir al vent capritxos,
que concedeix desitjos,
mai vistos,
per  eixes classes subalternes,
de vides intenses,
suaus,
fràgils,
i belles,
vides, que són plenes.
Ànimes que conten secrets,
meravelles i ilu·lusions,
esperances de xiquets,
fetes malbé.

Vivencies
farcides de goig cru,
cosides, amb un fil,
de color bru,
filament format,
per penes,
endurint-nos el cor,
minvant el pensament,
afeblint la llavor.


No és crit,
el impuls que em neix del pit,
és un cant solitari,
esperant el eco que li surtí pel camí.
La veu, engendra un ocell,
entre malsons, una oronella,
alça el vol,
travessa horitzons,
deixa mons obsolets,
caducs i podrits
per crear-ne de nous...

Vols, volar...
vols eixir de la gabia,
que et manté presa,
no bades oronella,
la mort et somriu,
la vida et nega.

Oronella, que recorda
l’oblit.
Oronella que no té nits.

Oronella, vola cap al teu destí...


dimecres, 13 de juliol de 2011

Ets... ( 1 )

Que no tinc paraules, és ben cert,
quina llengua, quin idioma,
quins mots utilitzar,
per expressar este sentiment
que vas creant,
allà,
dins d'una foscor,
que he oblidat,
temps, ja.

Que ets culpable de la meu llibertat,
i,
possible botxí de la meua soledat.
Que Cremes,
com el foc,
d'una llar,
que ofegues com,
la profunditat d'un oceà.

Que creixes com les arrels,
d'una preciosa flor,
perforant la terra de la meua pell.
Naixes sense permís,
llavor que porta vida,
llavor,
sense destí.

Ets intensa i suau,
com una cançó de bressol,
un xiuxiueig que s'escolta proper.
Sal que es dilueix a la mar,
mel que endolcix,
el fruit amarg.
Força que colpeja com un mall,
enfonsant les parets,
que limiten el meu cor.

Àngel que em desvetlla,
jugant a carícies,
fins ben entrada,
la matinada.
Oronella que anuncia
el despertar del dia.
Sonen,
Tambors de guerra,
es senten,
himnes callats.

Que n'ets de silenciosa,
felicitat.

Ets immensa com una nit,
d'estels brillants,
que alleugen,
de pes mort,
una gruixuda obscuritat.
Sempre de gala,
envoltada de color humà,
perfumada,
amb aromes de sabors,
sincers,
i bells.

I em mires,
i em consumisc de plaer,
desitjos conscients.
Volem sentir junts,
el  que sols,
no necessitem.
Som una possessió,
que no ens pertany.

Ets un ball,
la dansa d'un vent,
que porta grana,
una intensa música,
que no brama,
un port,
un far,
una part,
un món.

I, estimar-te,
és
tan gran...


dimarts, 12 de juliol de 2011

Mi batalla, su vida

No recuerdo ningún detalle de mi paso de semilla a fruto carnal. Una experiencia que no pude exprimir en toda su plenitud, no tengo recuerdos de mi anterior vida, cuyas fronteras eran definidas por la matriz, de mi sagrada progenitora. Una existencia, sosegada, caliente, confortable, con una oscuridad que evocaba al extenso universo. Sólo lo puedo imaginar.

Nunca tuve miedo a sus noches  que eran como días sin soles, sus días, hechos noche. La única luz que vislumbre, emanaba del cordón umbilical que alimentaba mi hambriento cuerpo.
Y solo con este sustento, que, con eterno amor, cada jornada, a las mismas horas recibía, podía latir mi corazón. Un maná indispensable si quería, ensamblar todas las piezas que formarían mi pequeño cuerpo. Alimento que instintivamente, y, poco a poco, recortaba el tiempo de partida, en lo que una vez y por nueve meses fue mi hogar.
Una vez….

Meses de espera, puro tramite natural donde sus anhelos, sus alegrías, su entusiasmo, su vigor, sus preocupaciones, su lucha constante, en fin, su cariño, construyeron los efímeros cimientos de lo que antaño me arropo de las inclemencias de la vida, como, una casa más. Sentimientos, emociones necesarias para completar mi inexperto cuerpo.
Solo lo imagino.

Lo imagino, si no, de que manera podría sentir los músculos uterinos, dilatándose hasta el peligroso limite de ser rasgados. De que manera, podría oír los punzantes gritos que escapaban, como presos inocentes, de su confortable cárcel. De que manera, sufrir el suplicio común y sentimiento contradictorio, donde un nuevo ser combate obligado a exiliarse de su acomodada nación y entrar en un país en donde todo le es ajeno. De que manera, percibir el agotador esfuerzo de mi madre por concebir un trozo de su ser, de su esencia, y obrar el prodigio al que llamamos el milagro de la vida.

Imaginar, solo puedo imaginar.
Imaginar su cara, desencajada en medio de una batalla por la vida, huyendo con esfuerzo de la muerte.

Con sus gritos, blasfemó, y recordó el génesis, y dentro, en lo más profundo de su pensamiento, maldijo las palabras que Dios dijo a Eva: “Parirás con dolor”.
Una escena dura, de un guión inexistente, entregándose de lleno a la improvisación. Una lucha, digna, de las epopeyas de Homero.
El maravilloso ritual del parto, el nacimiento de cualquier criatura que habita el mundo que conocemos, es siempre, un acto primario, primitivo, brutalmente bello, teñido de un rojo intenso, un rojo sangre.
La habitación del paritorio se lleno con mis llantos, los de un bebe que solo conocía la opacidad del interior de una mujer, y ahora, le molestaba un resplandor cegador, que brillaba con el fuego de la vida, luz extraña que calienta y quema, que se enfría y nos hiela, que alimenta y seca...que me deja ver, por fin, a la responsable de mi alumbramiento.

Lo hice, miré a mi madre.
Su mirada cansada y descompuesta, heroína exhausta, se posó en mis diminutos ojos y un lenguaje arcaico, una comunicación secreta, sin sonidos, ni gestos, fluyó de nuestro interior:
Hijo, soy tu madre. Madre, soy tu hijo.

Con un beso respondió a la tortura por la que la sometí, sólo una madre perdona a un hijo que la hace llorar y con sus lágrimas resbalando sobre mi piel, me impregno para siempre con su perfume de mujer.

Guerra ganada, comienza otra guerra.
Por tí existo, por tí vivo.
Gracias madre, pero aún así... sólo puedo imaginármelo.


Atticus Crow Lee

dimarts, 5 de juliol de 2011

La muda

Corren aires que ens abriguen,
vent fresc que du la brisa,
d'un mar agitat,
espill blau que s'enfosquix al capvespre,
avui, ens transformarem,
serem un caos infinit,
que ens envolta, com la nit,
un oceà de anhels,
un laberint de nervis elegants,
estarem expectants,
com dos amants,
que són ben desperts,
conscients de la força de la gravetat,
d'un mateix cor
una escena muda ens atrau,
com dos corpresos,
captivant-se l'un a l'altre,
sentiments,
que canvien de muda.

Sense orde, ens busquem
en un horitzó que no acaba,
buits, ens omplim
de passió sana.
Em deixe ferir pels teus besos,
i torturar per les teues carícies,
com un covard demane clemència,
que no desitge,
puix, condemnat estic
a complir sentencia.
Pensar que estàs tan aprop, m'altera,
com la pluja,
que erosiona la terra.

Separats, acarone les teues formes,
redones,
voluptuoses espirals,
que em fan perdre el cap,
com un nen,
davant un regal.
Els teus cabells,
són ones que em banyen les mans,
els llavis,
un viatge amb destí,
el cel.
Els ulls,
brillen com dos llunes platejades,
i calfen com un furiós sol,
no estic sol,
bella enamorada,
sóc amb vós,
ambdós som joves,
assaborint la Eternitat,
en un no res,
en un instant.

Unides, les nostres ànimes,
invoquem un foc antic,
bell, encisador, de gala,
de matisos carn,
que cremant no crema,
que calfant no calfa,
que,
sense consumir,
s'alimenta.

La realitat no diu mentides.
Delits, que paren el temps, que brollen
com dolors que brillen,
ànims,
que estimen...

La collita està sembrada,
és fràgil,
al cor, està guardada.
Dos pous reguen els nostres fruits,
dos pous que beuen del mateix riu,
aigua amb la dolçor de les nostres emocions,
crua,
com la rosada del matí,
fina,
com el remor del mar,
viva,
com el so d'un infant...

Atticus Crow Lee

Entre sombras

Es aburrido mi mundo, con vuestros pálidos reflejos sin atisbo de alegría, siempre fluyendo en mares que agonizan, felicidades que lloran, palabras que expiran y tragos amargos. Solamente los que ríen no lloran y me cubrís con un mar de lágrimas. De repente, un repentino escalofrío me recorrió el cuerpo llevándose mi sosiego hasta las puntas de los pies, mi cuerpo se vuelve liviano, sólo escucho susurros vanos y mi voz se pierde entre tumultos callados. Me asusto, me vuelvo intangible, nadie lo nota. Mi presencia es ignorada como una hormiga que cruza el asfalto. No me es extraño, no me intranquiliza, soy consciente de mi soledad y me gusta. Cuanto más os reunís, más feliz estoy.  Porque esta alegría morbosa invade lenta pero segura mi alma. Un niño brilla entre la condenada muchedumbre, sonríe y se dirige a mi, sin borrar su expresión me ofrece la mano y me hace de guía en medio de la multitud. Me habla y su voz es tierna. Lo bastante perceptible como para agradarme.
- No sigas a los que pretenden vivir estando muertos. Consigue las respuestas que llevas siempre contigo, de esta manera, abrirás mi camino.
Y el silencio volvió pero el chico no estaba conmigo. Los demás se deshacen al mínimo contacto con mi cuerpo, se parten como carne quemada, su existencias corren peligro y su decisión, hace tiempo fue tomada. La resignación del que quiere vivir muriendo.
Un sensación se apodera de mi, un calor que me es familiar, frente a mi a dos pasos cercanos una muchacha me mira. Ella también brilla, me dominan mis deseos, anhelo tocarla. Mi mano brilla como su figura, una luz me envuelve y la chica me canta. De su boca se forman notas que acarician mi alma, me llena de gozo y el tiempo parece parar. Los labios se encuentran, acallando una canción cuyo concierto continúan en nuestros corazones. Y por fin, cuando miro sus ojos de simple belleza le hablo con una voz pausada.
- Quiero vivir más que nada y morir junto a ti.

Atticus Crow Lee